Hypatia y la eternidad - Portada


¡¡ NUEVA VERSIÓN EN PAPEL E ILUSTRADA 2.017!!

 


Noticias y Entrevistas

  • Ya a la venta la nueva versión en papel e ilustrada 2.017. Con más de 150 ilustraciones creadas por el propio autor: AQUÍ
  • El escritor y músico canario Juan Carlos García ha compuesto la melodía Hypatia y la eternidad inspirado en la novela de Raymond Gali . Pulsa el siguiente control para escucharla y este enlace para descargarla:


  • Completa ENTREVISTA (1) al autor de la novela, Raymond Gali, por parte de Eva Orúe, directora de la revista literaria Divertinajes. ¡Pincha AQUÍ, si quieres leer la interesante entrevista sobre Hypatia y la eternidad! ; te dará muchas pistas sobre el texto y sobre el escritor.
  • La novela ha estado situada en varias ocasiones la número 1 en ventas de los Best Sellers de Ciencia Ficción en español del portal Amazon.com:

    Best Seller - Agosto 2.011
    Best Seller - Enero 2.012
    Best Seller - Septiembre 2.011
    Best Seller -Entre Asimov y Julito Verne

  • ENTREVISTA (2) de la periodista Kamala Orozco, de Informativos Telecinco, al autor AQUÍ.
  • ENTREVISTA (3) al autor, por parte del periodista Antonio J. Rodríguez, del diario Público, AQUÍ.
  • Hypatia y la eternidad ya está en Facebook: Si quieres, pincha el siguiente logo o "Me gusta" en el cuadro de la derecha o enlaza aquí:    FaceBook
  • ¡Ya se puede leer, de forma totalmente gratuita, el comienzo de la novela! Pincha AQUÍ para descargártelos.
  • Raymond Gali participó en la 68 Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares en la Caseta número 155.
  • Raymond Gali apareció en el boletín de la editorial digital Bubok, del mes de Julio de 2009.





________________________________________________________________________________________________

ENTREVISTA DE LA PERIODISTA EVA ORÚE A RAYMOND GALI

¿Qué te enamoró de Hypatia?

  • Si pudiera racionalizarlo ya no sería amor pasional, o eso decía Stendhal, al aludir al estado “de imbecilidad transitoria”. Ahora si lo analizo pienso que me obnubiló el hecho que ella, a su vez, estaba enamorada locamente del Saber, del Conocimiento y era totalmente coherente en sus principios, valores que aprecio muchísimo y que tan de menos echo hoy en día. Fue una heroína maravillosa sin necesidad de cargarse a nadie, como Juana de Arco (que esta otra mujer sus razones tendría, que de Poitiers a Alejandría tampoco hay tanta distancia…) Hypatia hizo buena la máxima que “el día del Juicio Final pesará más la pluma del sabio que la espada del guerrero”. Su trágica muerte, su asesinato salvaje, paradójicamente, le ayudaron a vivir para siempre.

Aunque su fama no va a hacer sino crecer (volveremos sobre ello más adelante), Hypatia es una de esas grandes mujeres cuya historia nunca ha sido suficientemente valorada…

  • Eso pienso yo. Sin querer ser un alegato feminista (en el sentido más devaluado del término) mi novela ha pretendido, entre otras cosas equilibrar lo injusto de la balanza histórica pues parece más que obvio que las mujeres no tuvieron las mismas oportunidades. Mi modesta opinión es que a la ciencia y al arte no deberían importarles el sexo del que los cultiva pero el caso es que, socialmente, ella abrió la brecha por la que penetrarían posteriormente muchas mujeres brillantísimas. Me encanta recordar que mucho antes que Marie Curie hubo océanos de inteligencia y perseverancia femeninas, por supuesto. Que nadie se ponga nervioso, que no pasa nada por admitirlo, que lo que afirmo es más que evidente.

… y tú le das una nueva dimensión, consigues que viva a través de los siglos.

  •  Sí, “tras su brutal asesinato y acurrucada en los pliegues del tiempo, venció a la muerte” o eso he leído en la portada de la novela ;-) Una fracción de la energía que la integró se resiste a hacerse soluble en el universo, a pesar de ser una no creyente…¡y lo consigue! El cómo…, muy pronto en sus pantallas…digooo ¡ya! en las grandes librerías ;-) El lector emprenderá un viaje, de su manita, penetrando en algunos de los personajes más fabulosos de todos los tiempos...eso sí, de otro universo paralelo. Decía Víctor Hugo que “El fin del arte es casi divino: resucitar, si hace Historia”. Hypatia resucita en mi novela y por supuesto, hace Historia…con artes casi divinas.

¿Novela histórica, entonces?

  • A pesar de su elevada carga histórica, y al igual que mi primera novela, amalgama historia y ciencia-ficción. Técnicamente es una ucronía, una utopía histórica razonada. ¿Cómo sería el mundo si en un punto de la historia algo hubiera cambiado…? Es dicotómica-fractálica. Tras agredir al lector con esos palabros los explico: tiene una parte histórica-religiosa y otra científico-tecnológica, la “Era de Dios” y la “Era de los Genios”; y esta dualidad está presente en la novela a nivel micro y macroscópico, a todos los niveles, empezando por las dos citas iniciales, la de un teólogo y la de un científico o en el primer capítulo, por ejemplo, “Jesucristo versus Platón”.

Efectivamente, en la contraportada se nos plantea una pregunta: ¿cómo sería el mundo actual si no se hubiera quemado la Gran Biblioteca de Alejandría? Vale, leeremos la obra pero ¿nos puedes avanzar algo de la respuesta?

  • Sin pretender destripar la novela, imagina que la Edad Media en Europa no durara diez siglos…sino sólo cinco. Imagina una realidad paralela en la que no hubiera un Leonardo da Vinci…¡sino dos! Imagina que el Renacimiento, los antibióticos, la electricidad, la imprenta, el ferrocarril, la Era de los descubrimientos, la física cuántica se adelantaran unos cuantos siglos… Hasta donde yo sé todavía no existen billetes en ninguna agencia para ese tipo de viajes transdimensionales, pero en tal caso sería para pensárselo este veranito, por ejemplo. Hasta que llegue eso quizás mi novela podría ayudar a viajar muy muy barato en estos tiempos de crisis…con la imaginación.

Tenemos entendido que esta novela nace de un microrrelato. ¿Cómo fue la transición?

  •  Tuve la fortuna de ganar un concurso de microrrelatos del periódico El Mundo el 12 de junio del año 2002 con uno llamado Dos microvatios (con el seudónimo de “mi” detective Harrison Freeworld, mi particular Hercules Poirot). Me encerré en bibliotecas, devoré cientos de libros de historia durante dos años, ordené mis notas (más desordenadas al principio que los juguetes de la niña del exorcista, jajaj) hasta alumbrar la primera versión de mi novela, con el patético título Hipatia: leyenda ucrónica (luego, para empezar, me pareció mucho más lógico escribir su nombre con “y” Hypatia pues ella era culturalmente griega, neoplatónica). Presenté dicha novela corta al concurso de ciencia-ficción de la Universidad Politécnica de Cataluña en 2004. Luego he trabajado en la novela cuatro años más dándole un sesgo más histórico, optimizando su estructura, así que en 2008, con mi segunda versión (ya con el título definitivo de Hypatia y la eternidad) me presenté al Premio Planeta.
     No soy quién para decir si es una buena novela, regular o decorativa pero sí que su proceso de elaboración ha sido artesanal y laboriosísimo, la labor de documentación brutal; seguro que me he dejado varias regiones de mi cerebro en el intento. Ahora me lo tendrán que recauchutar y retimbrar; el cerebro, no el libro :-)

¿Recuerdas ese microrrelato? ¿Nos lo puedes recordar?

  • Una civilización avanzada detecta el momento histórico exacto donde un insignificante aporte de energía puede cambiar nuestro devenir de un modo más significativo, más decisivo; lo hacen para que, por concatenación de acontecimientos,  los humanos avancemos tecnológica, cultural y socialmente más rápido. Deciden que conseguirán su objetivo apagando una simple vela, detonante del incendio (en verdad se quemó varias veces) de la antigua biblioteca de Alejandría. Tras hacerlo todo cambia y en tiempos de Carlomagno ya se comunican con correos electrónicos y demás ‘delirios’ digitales. Mediante SMS el gran emperador intimida a los enemigos del  papa Adriano I, pontífice muy conectado a las nuevas tecnologías, por cierto.
  • Bien, he de decir, que he estado a punto de conseguir algo absurdo y es relatar de qué va un relato de forma casi más extensa que el relato en sí. Lo siento pero era un riesgo que, admitámoslo, siempre gravita al hablar de microrrelatos de 125 palabras que tengan un poco de miga.

Así que (pregunta inevitable) no te fijaste en tu protagonista después de que Amenabar se centrara en ella…

  • La génesis de la novela que es la historia de una labor titánica de muchos años, de muchos sacrificios, de un esfuerzo monumental, desde la muy limitada medida de mis posibilidades, al ser un hombre “de ciencias”. Cualquiera que empiece a leer se dará cuenta en seguida que es materialmente imposible que se trate de una novela por encargo u oportunista.
     Estoy muy tranquilo al respecto de las suspicacias pues los datos no se discuten, se comprueban: a mi primera versión la de novela le di entrada en el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid el 8 de septiembre del año 2004, con el numerito M-006439/2004, para más señas. Cualquier desconfiado, patológico o no, lo puede comprobar. Por cierto, antes de presentarla al Planeta, el 13 de junio de 2008, volví a registrar la segunda versión. A lo peor algún día me intentan plagiar pero el que lo intente lo llevará un poco “crudo”, pues en el Registro ya casi somos íntimos, ya casi he hecho un surco de tanto ir. Por cierto, el proteger mis escritos me lo enseñó “mi” genio vinciano a raíz de su “escritura en espejo”.

Por lo que has podido saber de Ágora, ¿crees que vuestras Hypatias son la misma?

  • Hasta donde yo sé los proyectos de Amenábar son absolutamente secretos y creo que este especialmente. Hasta su preestreno en el Festival de Cannes hace pocos meses nadie supo de la película más que lo que quiso Amenábar dejar entrever en el tráiler. La verdad es que no tengo ni idea pero creo que la película equivaldría al primer capítulo de Hypatia y la eternidad. Si plantea el film, (que no creo que caiga en esa simplificación injusta e infantil, que este tío parece muy inteligente) como “malos los cristianos” y “buenos los ateos” no tendrá nada que ver con mi novela, que dibuja religión y ciencia como las dos caras de la misma moneda. A mí me gusta bastante casi todo lo que ha hecho Amenábar así que supongo que Ágora podría ser perfectamente un peliculón. Ojalá. Talento le sobra para ello. Le deseo que la diosa Fortuna le mire de frente. Ya es horita que la gente que se perdió “Cosmos” de Carl Sagan sepa quién fue Hypatia de Alejandría. Ah, y cuando ya lo sepan que devoren “Cosmos”, claro, que, entre otras cosas nos pone a los seres humanos en nuestro sitio (“Cuando al fin se descubrió cual era el centro del universo muchas personas se quedaron perplejas y decepcionadas al comprobar que no eran ellos” H&E)

¿La imaginabas con los trazos de Rachel Weisz?

  •  No, pero después de ver su elección le felicito, sin duda. Me disfracé de Leonardo da Vinci para promocionar mi primera novela (decía Julio Camba que el arte es la profesionalización de la tara psicológica, jajaj) pero descarté hacer lo propio con Hypatia de Alejandría al comprobar cómo le quedaba el tocado griego a Rachel Weisz. En cualquier caso no me iría nada bien con la perilla; bueno, ni con mi barba ni con nada. Como diría mi ex-agente, escritor a tus escritos, y Weisz a alegrar las pupilas del espectador con su dulzura y su buen hacer frente a la cámara. En el Jardinero fiel está espectacular.

Eres informático de profesión, y novelista, historiador, de vocación.  La página web de la novela es cosa tuya…

  •  Disculpa que matice tus afirmaciones: de informático sólo tengo el papelito, pues siempre me dedicado a la docencia, de historiador no tengo nada (ya me gustaría a mí). Simplemente soy un gran apasionado que con un esfuerzo faraónico (y lagunas que parecen océanos) me documento sistemáticamente para mis textos. Novelista ahora quizás ya sí, pero siempre con muuuucha humildad ante los colosos que me precedieron, que leo a Wilde, Poe o a Borges, por ejemplo, y me acomplejo muchísimo; qué gente, ¿qué pasa, que no tenían otra cosa que hacer que escribir? jajaj Aprendiz de, en todo caso.
     La web me la hizo el buen amigo creativo, el mismo que también “perpetró” la joyita donde tengo mi primera novela,  de la que hemos tenido la suerte de recibir felicitaciones de medio planeta. Respecto a la web de la novela de Hypatia y la eternidad, yo lo que he hecho ha sido “tunearla” y la actualizo cada vez que es menester. Por ejemplo, cuando un lector me manda una crítica interesante, que la incorporo rápidamente a la página.

Es tentador pensar qué hubiera sido de Hypatia en los tiempos de internet…

  • Sin duda hubiera ordenado digitalizar uno por uno todos los pergaminos de la Gran Biblioteca con un software de reconocimiento óptico de texto OCR. Después, por si los bárbaros o emperadores aquejados del síndrome pirómano “Farenheit 471”, realizaría numerosos backups-copias de seguridad-en servidores distantes entre sí. Luego, quizás, hubiera metido todo el saber de la antigüedad en su e-book por la mera satisfacción de hacerlo (o puede que para chinchar al obispo Cirilo, jajaja). Durante los atardeceres alejandrinos escribiría en su blog. Algunos días tendría que aplicarse su sôphrosynê o autodominio espiritual ante el bloqueo de su último sistema operativo. Antes de acostarse intercambiaría obras de Eurípides y de Platón con sus discípulos por bluetooth (oye, y quizás también de Woody Allen y de Groucho Marx, jaja), tras haber pasado el filtro del antivirus, claro.

Al cabo, ¿cuál ha sido su influencia sobre los pensadores que han marcado nuestra historia?

  • Que yo sepa no se conserva obra alguna de Hypatia de Alejandría (sí de su padre, el astrónomo Teón), al menos con su rúbrica, precisamente porque vivimos en una realidad en la que sí se perdió buena parte del legado de la Antigüedad. En nuestro universo, de Sófocles se conservan por ejemplo menos del 10% de sus obras, (pero en todas las realidades paralelas de las que se tiene constancia disfrutan de hasta 123 tragedias completas  salidas de su pluma). La influencia de Hypatia ha sido limitada y no se la tuvo demasiado en cuenta hasta el siglo XIX, hasta que la “resucitaron” los artistas románticos. Ahora sí que podría considerársela como la primera científica de occidente que abarcó disciplinas tan (a priori) dispares como las matemáticas, la filosofía, la astronomía. Además era inventora, por cierto: diseñó hidrómetros (para medir densidad de líquidos), destiladores, medidores de nivel, etc. Desarrolló el álgebra y la trigonometría, confeccionó tablas astronómicas tras cartografiar cuerpos celestes, comentó obras de matemáticos anteriores, incluyendo a su padre.
     Modestamente considero que, (más allá de la fecha oficial a saber, 471 d.C., caída del Imperio Romano de Occidente) Hypatia de Alejandría, delimitó con su vida, con su muerte, la frontera entre la resplandeciente Antigüedad y la inquietante Edad Media.



VOLVER A NOTICIAS


ENTREVISTA DEL PERIODISTA ANTONIO J. RODRÍGUEZ AL AUTOR (JULIO, 2009)

¿Cuál es el eje argumental de ‘Hypatia y la eternidad’?

  • ¿Cómo sería el mundo actual si no se hubiera quemado la Biblioteca de Alejandría? Hypatia de Alejandría, “tras su brutal asesinato y acurrucada en los pliegues del tiempo consigue vencer a la muerte”. Tras hacerlo, una fracción de la energía que la constituyó emprende un viaje a través del espacio y del tiempo, hacia el futuro. Gracias a una invisible alquimia es capaz de introducirse en las mentes de los personajes más influyentes de todos los tiempos, pero de una realidad paralela: emperadores bizantinos, eruditos ingleses, el gran Carlomagno, los conquistadores de las nuevas tierras, Leonardo da Vinci, Isaac Newton, etc. Ella trata, entre otras cosas, de reducir la Edad Media en Europa de diez siglos a cinco gracias al aplicar el saber de los volúmenes salvados de la Gran Biblioteca. Su sueño es que la humanidad evolucione científica y tecnológicamente más rápido, que alcance el Conocimiento máximo neoplatónico.

¿Cómo surge el interés por novelar la ciudad de Alejandría?

  • En verdad Alejandría, que vino a sustituir de algún modo a la gran Atenas de Pericles de la Antigüedad, se refleja sólo en el primer capítulo de mi novela. Después el lector emprenderá un largo viaje a lo largo de los cinco continentes y la lluvia de siglos; una China milenaria e imperial, una Europa carolingia pero asolada por los pueblos bárbaros, una singular Oceanía de los descubridores, otra América pre-colombina que la que conocemos en nuestro “sendero temporal”, etc, etc. Es cierto que Alejandría, punto de partida de mi narración, fue crisol de civilizaciones (egipcia, romana y griega) y atesoró todo el saber de la humanidad concentrado en la mencionada Biblioteca, de ahí su importancia histórica.

¿Por qué puede resultar importante hoy la aproximación a la ciudad, y qué analogías cabe establecer entre la ciudad de Alejandría y nuestra contemporaneidad?

  •  En tiempos de Hypatia la ciudad era un polvorín político-religioso a punto de estallar, con además las tribus bárbaras aporreando fuera las puertas del decadente Imperio Romano, a punto de derribarlas. Como digo Alejandría concentró prácticamente todo el Saber humano en un solo punto del planeta, por eso su pérdida fue tan irreparable; según el divulgador científico Carl Sagan, si no se hubiera quemado la Biblioteca de Alejandría ahora estaríamos…¡en las estrellas! A esta gran cita que precede mi narración me atrevo a matizar humildemente: creo que al menos ya hubiéramos colonizado los planetas y satélites del sistema solar, curado el cáncer y dispondríamos de fuentes energéticas inagotables, entre muchas otras cosas. Puede que ahora no estuviéramos celebrando el 40 aniversario de la llegada del Hombre a la Luna sino quizás el tricentenario de la llegada del ser humano a Marte. Hoy en día dicho saber se encuentra repartido por todo el mundo en soportes analógicos-los maravillosos libros-y en digitales. Gracias a internet pulsado un botón podemos acceder a todo el saber universal. Si la bella Hypatia, última gran directora de la Biblioteca y guardiana del Saber, levantara la cabeza…se haría adicta al www, jajaja.

¿Qué importancia tiene la documentación histórica para la escritura de ‘Hypatia y la eternidad’?

  • Tuve la fortuna de ganar un concurso de microrrelatos en el año 2002 con uno que fue el germen de mi narración. Después me encerré en bibliotecas hasta alumbrar la primera versión de Hypatia y la eternidad en el año 2004. Cuatro años más y cientos de volúmenes después di a luz la segunda y casi definitiva versión de mi novela, que presenté al Premio Planeta en 2008. La labor de documentación ha sido brutal, una obra faraónica al, por un lado, cubrir diecisiete siglos de historia y los cinco continentes, y por otro, al ser nada más el autor, un servidor, un hombre de “ciencias”. Biografías, fuentes históricas originales, enciclopedias, ensayos históricos, etc. han sido mis compañeros de viaje durante siete años. Todo ello me sirvió para escribir la primera parte del libro, “La Era de Dios”, de sesgo histórico-religiosa. La segunda, “La Era de los Genios” me fue más sencilla, por  ser científico-tecnológica y mi formación, como comento, ir más en esa dirección. Mmmh, ¡un momento! Releo esto último y me suena denso: no soy quien para afirmarlo pero creo honestamente que no. La novela es en verdad un thriller histórico con malos y buenos, amor y aventura, muerte y esperanza. Esperanza en el futuro humano…¡y la Gran Biblioteca de Alejandría fue la clave!

Ante el creciente número de publicaciones en torno a la ciudad de Alejandría y la figura de ‘Hypatia’, ¿qué características cabe destacar de tu novela para posicionarla en el conjunto?

  • Decía Leonardo da Vinci que “no se puede odiar ni amar si antes no se conoce”. No soy quien para opinar de otros libros actuales en los que esté inscrita (o circunscrita) la figura de Hypatia de Alejandría pues no los he leído; sólo puedo respetarlos, y mucho, por el mero hecho de que resuciten a mi amada erudita. Sí sé que en escribir el mío he dejado muchos años de mi vida, y que creo que el lector vivirá junto a la bella Hypatia una epopeya a través del tiempo y del espacio, que emprenderá un gran viaje por una realidad paralela. Y todo partiendo de una de las ciudades más deslumbrantes de todos los tiempos, Alejandría, y de un crimen terrible…  Respecto infinitamente al lector y mi obsesión siempre ha sido no aburrirle, así que he tratado de diseñar, como antes comentaba, un thriller dotado de una carga histórica importante pero también de ciencia-ficción y aventura; el tiempo dirá con qué fortuna la estructura y forma de mi novela cumplirá dichos objetivos. En cualquier caso creo que es justo que el lector pueda “catar” la mercancía antes de adquirirla así que cualquiera puede descargar y leer el primer capítulo de mi novela desde la web www.hypatiaylaeternidad.com.


VOLVER A NOTICIAS

  • ENTREVISTA DE LA PERIODISTA KAMAMA OROZCO AL AUTOR (OCTUBRE, 2009)

¿Quién fue Hypatia?


 Erudita neoplatónica, astrónoma, matemática, profesora (entre otras materias de ‘geometría divina’) y virtualmente última directora de la Biblioteca de Alejandría. Además, al parecer, una mujer bellísima; por sus cualidades intelectuales y físicas la apodaban “la perfecta”. Un rara avis, vamos.



¿Cómo la definirías?



 Inteligente pero humilde, racional pero abierta a lo desconocido y a lo ininteligible, apasionada por el Conocimiento en todas sus vertientes hasta sacrificarlo todo por él (como mi idolatrado Leonardo da Vinci). Coherente y fiel a sus principios... cualidades que se echan mucho de menos hoy en día.


¿Cuál fue su importancia en la historia?



 Rectifiquen los libros: al margen de la fecha oficial del 476 d.C, (caída del Imperio Romano) con su vida, con su muerte Hypatia de Alejandría delimitó en verdad la frontera entre la Antigüedad y la Edad Media. Ella marcó el fin de una época resplandeciente jaspeada de perfección y el comienzo de una oscura, en especial en cuanto a los avances científicos concierne.


¿Has visto la película de Amenábar? ¿Qué opinas de ella?



 La película termina justo donde empieza mi novela, pues en ella Hypatia resucita y viaja al futuro adentrándose en la mente de los personajes más relevantes de una Historia alternativa. Creo que ha habido mucha gente que ha ido a ver la película muy condicionada…¡pero por sí mismos! A mí estuvo a punto de sucederme pero rectifiqué a tiempo…¡yo dejé la mente en blanco!; recomiendo olvidarse de las altísimas expectativas generadas por la brutal campaña de publicidad, olvidarse de buscar sensaciones muy concretas, olvidarse de “Gladiator”, olvidarse de los (lógicos) prejuicios por si el cine español está demasiado subvencionado o por si el film es abiertamente anti-cristiano (que no lo creo, es anti-fanático en todo caso). De esa manera el espectador seguirá los ideales griegos, es decir, salir de la prisión de las ideas preconcebidas y ser totalmente LIBRE. Y, a pesar de los ‘peros’ (que los tiene) disfrutarán, y mucho, de la convulsa Alejandría del siglo IV, de los astros, de la dulce belleza de Rachel Weizs. Yo lo hice. Por cierto, en breve la mismísima NeoHypatia de Alejandría, el ser eterno en el que se convierte la protagonista tras morir en Hypatia y la eternidad, ampliará esta opinión sobre Ágora en la web oficial de mi novela. 



VOLVER A NOTICIAS

  • APARICIÓN DE RAYMOND GALI EN EL BOLETÍN DEL MES DE JULIO DE 2009 DE BUBOK
Bubok
5 minutos con Raymond Gali

 

  •       Raymond fue uno de los primeros autores que se registraron en Bubok. Es un defensor de la autopublicación y no entiende por qué en Ferias como la del Libro en Madrid, no estamos representados. Está muy agradecido a Bubok porque le permitió cumplir el sueño de publicar en realidad. Gali es un ejemplo a seguir en lo que a promoción de libros refiere.  Se adelantó a todos y subió su primera novela a Internet en el 2006. Tiene página web propia de su libro y hasta un video promocional. Para verlo pincha AQUÍ
     
         En la 2ª edición de la Noche de los Libros madrileña Raymond se disfrazó de Leonardo da Vinci para promocionar la novela La invencible sonrisa de Leonardo  a bordo de su bicicleta. Esto le sirvió para dar a conocer su novela digital, y conseguir una entrevista en Telemadrid.
     
    Te deseamos toda la suerte del mundo con tu segunda novela Hypatia y la eternidad


  • VOLVER A NOTICIAS





    .....
     Hypatia y la eternidad, © Raymond Gali, 2.002-2.016    Melodía Hypatia y la eternidad © Juan Carlos García, 2010